Obsesiones violentas, sexuales o ambas

Obsesiones violentas, sexuales o ambas

Las obsesiones de esta categoría pueden incluir:

• Abusar sexualmente de niños (propios o extraños), adultos o incluso animales.

• Temor a actuar manera inapropiada sexualmente, tocar a otros, hacer comentarios sexuales inapropiados, temor a gritar obscenidades y/o dudar sobre su orientación sexual (TOCH).

Cabe mencionar que las personas que sufren de estos pensamientos nunca los llevan a cabo. Los pacientes a menudo erróneamente creen que pueden ser potenciales criminales, pervertidos o locos y que nadie puede pensar como ellos. A menudo se preguntan: ¿qué clase de persona soy al pensar estas cosas?, ¿cómo puedo pensar esto si realmente no quiero hacerlo?

¿Cuáles son algunos síntomas típicos de las obsesiones violentas y sexuales?

Los pensamientos violentos pueden involucrar tanto imágenes mentales como impulsos para actuar, incluyendo:

• Pensamientos de golpear, apuñalar, estrangular, mutilar o agrediendo a sus hijos, familia, amigos, extraños, animales domésticos o incluso a sí mismos.

• Impulsos de querer empujar o tirar a los demás o a ellos mismos en vías de trenes, carreteras, ventanas, balcones, edificios u otros lugares altos.

• Impulsos de golpear a peatones y/o causar un accidente vial.

Los pacientes a menudo temen estar a solas con alguien más pequeño o débiles físicamente ya que fácilmente podrían dominar, como niños, discapacitados o personas mayores, y a menudo evitan ir a lugares como andenes, lugares con mucha gente o lugares públicos. Los padres pueden tener pensamientos de actuar violentamente contra sus propios hijos.

Pensamientos sexuales en esta categoría puede incluir:

• Violar o abusar sexualmente a niños (propios o extraños), otros adultos o incluso animales.

• Temor de actuar sexualmente de manera inapropiada, exposiciones de uno mismo, tocar a otros o hacer comentarios sexuales inapropiados.

¿Qué impacto tienen estos pensamientos en la vida de los pacientes?

Padecer estas dudas puede dar lugar a ansiedad y depresión. Los pacientes tienden a evitar estar cerca o solos con niños u otras personas en donde sus pensamientos están dirigidos hacía ellos. Incluso algunos padres consideran dejar a su familia.

¿Los pensamientos obsesivos violentos y sexuales se pueden tratar?, de ser así, ¿cómo se hace?

El TOC responde a un tipo de terapia llamada cognitivo-conductual conocida como exposición y prevención de respuesta (E/PR). Se basa en conseguir que el paciente pueda hacer frente a sus pensamientos obsesivos mientras se resiste a realizar sus compulsiones. Los pacientes inician con las tareas más fáciles y poco a poco se abre camino para las más complicadas. Los pacientes pueden estar expuestos a pensamientos violentos de varias formas. Estos pueden incluir tareas realizadas bajo el cuidado de un terapeuta, o por su cuenta. Las tareas no mitigan la emoción, sin embargo, se adaptan a los síntomas de cada persona y están diseñadas para confrontar los pensamientos, llevando a la ansiedad a su máximo nivel. La terapia comienza cuando las emociones se encuentran en un nivel bajo y se van trabajando a medida de su intensificación, al ritmo del paciente. A nadie se le obliga a hacer algo que no está dispuesto. Si una tarea no se puede hacer en un paso completo, se puede dividir en pequeños pasos.

¿Cómo puedo ayudar a un amigo o familiar con las obsesiones violentas y sexuales?

• Anímelos a buscar ayuda profesional lo antes posible.

• Si no está seguro, puede ayudarle a obtener información sobre el tratamiento de fuentes expertas. Esto puede incluir la descarga de información desde un sitio Web confiable (como éste).

• A partir de este punto, respetar si desean ir más allá o no (respetar su propio ritmo).

• Rehusarse a alimentar la creencia de que no se harán daño ni a los demás.

¿Basta con asegurarles que sus pensamientos no son ciertos y que nunca le harán daño a nadie?

La respuesta es absolutamente “no”. Las dudas de los pacientes con TOC son tan grandes que ninguna cantidad de palabras pueden ayudarlos. Las personas con TOC tienden a no enfrentar las cosas que temen, por lo tanto nunca aprenden la verdad sobre ellas, ni desarrollan tolerancia. La mejor manera de superar los miedos es enfrentándose a ellos y después conocer lo que realmente sucede.

¿Cómo puedo tener una conversación con un amigo o familiar que está dispuesto a hablar sobre estos pensamientos?

Esto debe hacerse con cuidado y sensibilidad. Si vas a sacar el tema, primero hay que saber sobre el TOC. Las personas con TOC ya tienen suficientes sentimientos de vergüenza sobre sus síntomas, y a menudo temor a ser considerados locos por los demás. Trata de escuchar sin juzgar, y entender lo difícil que es para ellos. Motívalos a buscar ayuda profesional y especializada en TOC, pero también respeta su derecho a no buscar ayuda en caso de que ésta sea su decisión.

¿Los medicamentos puede ayudar a reducir las obsesiones violentas o sexuales?

Los medicamentos pueden ayudar como parte del paquete de tratamiento. La investigación ha demostrado que el medicamento en conjunto con el tratamiento psicológico produce mejores resultados que por separado. Los medicamentos pueden reducir la incidencia y credibilidad de los pensamientos obsesivos, lo que facilita el proceso terapéutico. La terapia puede reducir la ansiedad y eliminar las compulsiones. Las personas con TOC leve pueden tener éxito sin el medicamento, mientra que los moderados a severos sí lo necesitan.

Copyright © 2010 International OCD Foundation (IOCDF),
PO Box 961029, Boston, MA 02196, 617.973.5801