¿Qué es el TOC?

¿Qué es el TOC?

Para que el tratamiento sea efectivo, es necesario entender completamente las naturaleza de los síntomas. El TOC se entiende como un padecimiento en donde la persona experimenta obsesiones y compulsiones recurrentes. Las obsesiones se definen como pensamientos, imágenes mentales, ideas o impulsos intrusivos, desagradables, repetitivos e/o inapropiados. Generando una variedad de emociones incomodas como ansiedad, miedo, angustia, asco y vergüenza. Por lo tanto la persona se siente obligada a realizar conductas que disminuya dichas emociones, las cuales se definen como compulsiones o rituales.

En el TOC los síntomas obsesivos no son solo miedos exagerados sobre situaciones de vida y por lo general no se conectan directamente a los problemas comunes en relaciones interpersonales, académicas o financieras. De hecho, las personas con TOC experimentan mucha ansiedad porque reconocen que su pensamientos son excesivos, irracionales e inapropiados. Las compulsiones pueden manifestarse de varias formas, incluyendo conductas repetitivas observables, tales como el lavado de manos, compulsiones mentales como rezar o contar, preguntas constantes buscando seguridad y/o compulsivos por evitación, que así califican como fobia.

Para las personas con TOC, por lo general, sus obsesiones y compulsiones son una fuente de vergüenza y pena, llevándolos a incrementar los síntomas. Las obsesiones y compulsiones pueden consumir mucho tiempo, a menudo toman horas del día. Como resultado causan mucha incomodidad emocional y llega a interferir en el funcionamiento cotidiano de la persona (escuela, trabajo, relaciones familiares, etc). Tradicionalmente, el TOC se pensaba raro, y se diagnosticaba incorrectamente por psicoterapeutas que no entendían el trastorno. Sin embargo, las investigaciones de los últimos veinte años ha permitido tener un mejor entendimiento del TOC. Se estima ahora que el TOC afecta a aproximadamente el 2-3% de la población. Este hallazgo sugiere que más de 3 millones 68 mil mexicanos padecen de este padecimiento.

Síntomas del TOC

Existe un abanico de posibilidades en cuanto a las obsesiones y compulsiones de persona a persona, a pesar de padecer del mismo tipo de TOC. Algunos ejemplos de obsesiones:

• Miedo exagerado sobre contaminación al tener contacto con las personas

Dudas persistentes acerca de haber cerrado las ventanas o las puertas de la casa, el coche, o el garaje

• Preocupaciones excesivas por haber apagado la estufa, secador de pelo, cafetera u otros aparatos electrodomésticos.

• Impulso intenso de organizar objetos en un orden determinado para que “estén bien”.

• Temor a cometer accidentalmente o intencionalmente un acto que se considera violento o perjudicial (Obsesiones violentas o daño).

• Pensamientos repetidos de actuar de manera sexualmente inapropiada o incongruente con su verdadera sexualidad.

• Temores excesivos de actuar o pensar de una manera que uno cree ser pecaminoso, inmoral, o sacrílega (a veces llamado “escrupulosidad”).

 

Compulsiones:

Al igual que con las obsesiones, las compulsiones vistas en el TOC varían de persona a persona. Algunos ejemplos de las compulsiones son:

• Lavarse repetidamente las manos o ducharse, usar productos excesivos de limpieza antibacterianos con el objetivo de erradicar posibles contaminantes.

• Evitar contacto con objetos de uso cotidiano, tales como fregaderos, baños, picaportes, dinero o prácticamente cualquier cosa que la persona interprete como contaminados.

• Comprobar con frecuencia cerraduras de las puertas, las ventanas, las perillas de la estufa, interruptores de luz, tomas eléctricas, etc.

• Organizar innecesariamente el contenido de uno de escritorio, armarios, estanterías, etc., o enderezar objetos domésticos, como persianas o tapetes.

• Evitar la exposición a situaciones en las que uno teme la aparición de pensamientos no deseados, sentimientos, sensaciones o impulsos.

• Repetir oraciones para garantizar que no se tiene o no se cometa una acción inaceptable, inmoral inapropiado.

• Buscar seguridad a través de preguntas constantes, por lo general es la misma pregunta, con el fin de buscar tranquilidad.

Tal vez la principal característica del TOC es el proceso cíclico en donde los síntomas se intensifican. Inicialmente, las personas con TOC realizan las compulsiones y/o evitan con el fin de reducir la ansiedad causada por las obsesiones. Desafortunadamente, mientras se realizan los rituales, la ansiedad causada por las obsesiones puede reducir, sin embargo, en realidad refuerzan e intensifican los síntomas a largo plazo. Con el tiempo, las compulsiones crecen, lo cual lleva a experimentar más ansiedad por las obsesiones. En otras palabras, el paciente aprende a responder de manera automática a la ansiedad manteniendo al TOC.