Señales de alarma en relación al TOC en niños

Señales de alarma en relación al TOC en niños

Por Tania Pérez Duarte, MS.

 

Para poder diferenciar entre una conducta normal y un ritual TOC es importante considerar lo siguiente:

 

1. La edad del niño: Los rituales normales ocurren en etapas específicas y se espera que con el tiempo sean superados. Los rituales TOC por lo general no concuerdan con dichas etapas. Por ejemplo, no es lo mismo que un niño de 2 años no pueda desayunar si no tiene sus calcetines azules, a un niño de 12 años.

 

2. El tema: Los miedos normales pueden ser raros. A pesar de que las preocupaciones TOC pueden ser de temas normales como gérmenes o muerte, por lo general son poco realistas, tales como contagiarse de tos al ver un anuncio de jarabe para la tos.

 

3. Excesividad y duración: Por ejemplo, las señales de seguridad son llevadas al extremo. El chico del jarabe para la tos puede tomar años en salir de casa ya que tiene que realizar ciertos rituales para sentirse a salvo y al regresar a casa lo mismo.

 

4. Interferencia: Los rituales y miedos normales no afectan las rutinas del día a día. El TOC es un monstruo que no deja que la vida continúe. Hay problemas en tareas simples como bañarse, vestirse, ir al baño, salir de casa, comer, etc. En ocasiones la rumiación mental es tan frecuente que el niño está ido o agotado ya que toda su energía se ve consumida por el TOC.

 

5. Angustia: Por lo general los rituales normales proporcionan calma e inclusive placer y satisfacción. A pesar de que sea algo que quiera llevar a cabo, si se le interrumpe o se cambia de rutina por “X” situación no arde Troya. El niño con TOC no disfruta el ritual y no puede dejarlo incompleto o de tajo.

 

Claramente podemos profundizar mucho más en cada uno de los conceptos. En mi experiencia estos puntos nos dan un poco de orientación para saber qué esperar. Si tienes dudas adicionales no duden en contactarme en el siguiente correo: tania@tocméxico.com.mx