Síndrome de referencia olfativa (SRO)

También conocida como auto-disomofobia y bromosis, se caracteriza por excesivo miedo irracional en donde uno cree que está emitiendo un olor fétido o desagradable. La obsesión puede ser una preocupación desproporcionada sobre un olor natural del cuerpo, o un olor totalmente imaginado. SRO va más allá de la preocupación normal de higiene, y puede afectar significativamente el funcionamiento académico y profesional, así como las relaciones interpersonales. En casos extremos, las personas con síndrome de referencia olfativa pueden dejar de trabajar y evitar situaciones sociales con el fin de evitar la vergüenza que ellos imaginan experimentarán cuando otros detectan el supuesto olor.

Algunas obsesiones comunes son:

• Miedo exagerado de tener mal aliento

• Pensamientos de tener olor anal notable

• La creencia de tener olor vaginal notable

• Miedo de tener un mal olor corporal en general

• Miedo de tener un olor poco natural, no humano

• Pensar que comportamientos o comentarios están relacionados con el olor imaginado (por ejemplo, la tos de otra persona, estornudo, o giro de cabeza se debe al supuesta olor)

Compulsiones comunes:

• Ducharse de manera repetitiva u otras conductas de aseo

• Uso excesivo de desodorantes, perfumes y enjuague bucal

• Comprobar repetidamente la fuente del supuesto olor

• Buscando tranquilidad preguntando a los demás sobre el olor

• Evitar situaciones sociales por miedo a que los demás se den cuenta del olor

• Múltiples visitas a médicos en relación al olor

Como pueden ver, el síndrome de referencia olfativa comparte rasgos tanto con el TOC como con el dimorfismo corporal. De hecho, el SRO es considerado un subtipo de éstos. Debido a estas similitudes el tratamiento es con terapia cognitivo-conductual, exposición y prevención de respuesta combinado con técnicas de atención plena. De manera adicional, las exposiciones imaginarias son aplicadas.