TOC en niños y adolescentes

TOC en niños y adolescentes

El TOC es un trastorno de ansiedad que se compone de obsesiones y compulsiones. Las obsesiones son pensamientos, ideas, imágenes o impulsos no deseados y desagradables y pueden causar preocupación, culpa o vergüenza. Las compulsiones, también llamados rituales, son conductas que el niño siente que debe de realizar varias veces para reducir los sentimientos desagradables o para prevenir que pase algo malo. Para ser diagnosticado con TOC, estas conductas deben de consumir la mayor parte del tiempo en la vida diaria del niño.

¿Qué tipo de obsesiones tienen los niños y adolescentes?

Los niños pueden tener temor hacía las bacterias, enfermedades, a la muerte, a cosas malas que pueden suceder, o a cometer un error. Sentir que las cosas se tienen que hacer a la perfección, son comunes entre los niños. Algunos niños tienen pensamientos demasiado perturbantes o imágenes de herir a otros y/o a ellos mismos, pensamientos inadecuados e imágenes sexuales.

¿Qué tipo de compulsiones o rituales tienen los niños y adolescentes?

Hay diferentes tipos de rituales, tales como el lavado o limpieza, el repetir las acciones hasta que estén “bien” (véase: TOC “perfeccionismo”), volver a realizar las cosas, hacer las cosas de manera uniforme, borrar, reescribir, hacer la misma pregunta una y otra vez, confesarse o pedir perdón, decir palabras o números de la suerte, tocar, contar, rezar, ordenar y acumular (véase TOC acumulación).

¿Qué hace diferente a los rituales TOC de los rituales normales en los niños?

Es normal en niños pequeños que existan rituales, por ejemplo; para comer, acostarse, decir adiós, etc. Estas actitudes comúnmente disminuyen a medida que los niños van creciendo. Para los niños con este trastorno las rutinas continúan a pesar de la edad, llegando a ser más frecuentes, intensas y molestas, llegando a interferir con la vida diaria del niño.

¿Qué tan común es el TOC en niños y adolescentes?

1 de cada 200 niños padecen de TOC en cuatro y quinto de primaria, cerca de 20 adolescentes de secundaria pueden tener TOC.

¿El TOC en niños y adolescentes es distinto al de los adultos?

Los niños y adolescentes experimentan algunas de las mismas obsesiones y compulsiones que los adultos. Un tercio de los adultos con TOC desarrollaron sus síntomas cuando eran niños. A diferencia de los adultos, los niños no siempre reconocen que sus síntomas no tienen sentido o que sus compulsiones son excesivas. También suelen involucrar a familiares en sus rituales. Por ejemplo, puede insistir en que toda la familia se lave las manos de cierta manera o que sus padres revisen su tarea en repetidas ocasiones.

¿Cómo afecta el TOC a niños y adolescentes?

El TOC puede hacer de la vida diaria un martirio para los niños. Los rituales suelen tardar mucho más, y los niños a menudo llegan tarde al colegio u otras actividades. Los niños no pueden disfrutar tiempo con los amigos o divertirse cuando el TOC ocupa todo su tiempo libre. En el colegio, las obsesiones y los rituales, tales como comprobar, borrar y volver a hacer las tareas afectan su atención y concentración, finalizar tareas o asistir al colegio. Los niños mayores y adolescentes pueden pensar que están locos y trabajar duro para ocultar su TOC de los demás. Superar un día con TOC puede ser agotador. Los niños con TOC con frecuencia tienen rituales largos antes de acostarse con la sensación de tener que completarlo. Por lo tanto se acuestan tarde y al otro día se encuentran sumamente cansados. Todo este estrés les causa tristeza, enojo o conductas explosivas.

¿Cómo afecta el TOC a las familias?

A menudo la vida en familia sufre a causa del TOC. Al principio, los padres pueden estar confundidos o frustrados respecto a las conductas extrañas de sus hijos. Los padres pueden experimentar miedo al no saber cómo detener los rituales de sus hijos. A su vez, los niños con TOC pueden hacer que sus padres participen en sus rituales de maneras muy distintas, a menudo buscan tranquilidad y preguntan a sus padres lo mismo en repetidas ocasiones exigiendo respuestas. También pueden insistir en que sigan sus rituales, tanto a los padres como a hermanos. Es probable que se molesten mucho si no se salen con la suya. Todo esto hace que la vida en familia sea muy estresante. Los padres pueden pensar en cambiar la rutina diaria de la familia con tal de ceder a las demandas del niño y evitar que éste se ponga ansioso o molesto. Los padres pueden experimentar diferentes sentimientos desde miedo, frustración, enojo, tristeza y hasta culpa. A menudo se preguntan si sus hijos van a volver a estar bien de nuevo y se preocupan por el futuro.

¿Cómo afecta el TOC a las familias?

A menudo la vida en familia sufre a causa del TOC. Al principio, los padres pueden estar confundidos o frustrados respecto a las conductas extrañas de sus hijos. Los padres pueden experimentar miedo al no saber cómo detener los rituales de sus hijos. A su vez, los niños con TOC pueden hacer que sus padres participen en sus rituales de maneras muy distintas, a menudo buscan tranquilidad y preguntan a sus padres lo mismo en repetidas ocasiones exigiendo respuestas. También pueden insistir en que sigan sus rituales, tanto a los padres como a hermanos. Es probable que se molesten mucho si no se salen con la suya. Todo esto hace que la vida en familia sea muy estresante. Los padres pueden pensar en cambiar la rutina diaria de la familia con tal de ceder a las demandas del niño y evitar que éste se ponga ansioso o molesto. Los padres pueden experimentar diferentes sentimientos desde miedo, frustración, enojo, tristeza y hasta culpa. A menudo se preguntan si sus hijos van a volver a estar bien de nuevo y se preocupan por el futuro.

¿Existe tratamiento para los niños y adolescentes con TOC?

Si, el TOC en niños y adolescentes puede ser tratado exitosamente. A pesar de que no existe una cura para el TOC, la terapia cognitivo-conductual (TCC) y el medicamento son sumamente efectivos para reducir los síntomas. Los expertos coinciden que la TCC es el tratamiento de elección para niños y adolescentes con TOC. Siempre que sea posible, la TCC debe ser la primera opción antes de medicar a los niños.

¿Qué es la TCC y cómo funciona?

La terapia cognitivo conductual usa una técnica llamada exposición y prevención de respuesta (E/PR), los niños con TOC aprenden que ellos están a cargo y no el TOC. Ellos pueden aprender a hacer lo contrario de lo que el TOC les dice que hagan, enfrentando poco a poco sus miedos (exposición), sin ceder a los rituales (prevención de respuesta). E/PR ayuda a los niños a habituarse o acostumbrarse a la sensación de miedo, al igual que uno se puede habituar al agua fría de una alberca.

¿Qué medicamentos ayudan a los niños con este trastorno?

Los medicamentos utilizados para tratar el TOC en niños son los antidepresivos llamados inhibidores selectivos de recaptura de serotonina (SSRI). Los medicamentos solo deben ser considerados cuando los síntomas del TOC son de moderados a severos. No existe “la mejor” medicina para niños y adolescentes, ya que cada persona reacciona de manera diferente, su doctor decidirá qué medicina es más adecuada para tu hijo.

Los medicamentos tardan cierto tiempo en actuar, por lo que es importarte esperar de 10 a 12 semanas para obtener el efecto completo. Aunque los medicamentos pueden disminuir el TOC, los síntomas suelen volver cuando el niño deja de tomar medicamentos.

Creo que mi hijo puede padecer de TOC, ¿qué debo hacer?

Hasta este punto, ya has dado un paso importante al leer esta información. Si los síntomas del TOC molestan a tu hijo e interfieren con su vida cotidiana (colegio, amigos, comportamiento, etc.), habla con tu hijo y busca una evaluación con un profesional de salud mental, como un psicólogo o psiquiatra. Es importante encontrar un terapeuta CC (cognitivo-conductual) o una clínica con buena reputación para el tratamiento de niños con TOC, si estás en busca de un tratamiento médico, también es importante encontrar un médico que tenga experiencia en el tratamiento de niños con TOC. Puedes encontrar una lista de profesionales en www.ocfoundation.org (entre ellos encontrarás a TocMéxico, parte del Instituto de terapia cognitivo conductual) , www.abct.org, www.adaa.org. Sin embargo, siempre pregunta para asegurarte que el médico/terapeuta tenga experiencia en el tratamiento de niños con TOC.