Tratamiento

Tratamiento

¿Qué es la terapia cognitivo conductual (TCC)?

La TCC se basa en la idea de que las personas pueden aprender a modificar sus conductas y sentimientos negativos de manera rápida y directa, en vez de estar recostado en un diván y dejar que la libre asociación o la exploración del pasado te cure. Los terapeutas cognitivo conductuales nos hemos dado cuenta que la mayor parte de las veces la exploración empedernida al pasado no funciona. Se ha observado que las personas con ansiedad, casi siempre pueden vencerla con exposición a las situaciones o cosas temidas. Por ejemplo, en el caso de las fobias; si existe fobia a las serpientes, tu terapeuta te motivará a tomar una serpiente inofensiva en tus manos, al principio experimentaras una gran ansiedad, pero si sostienes a la serpiente por un tiempo, el miedo y la ansiedad eventualmente desaparecerá.

Actualmente se han desarrollado una amplia variedad de técnicas de exposición, las cuales se utilizan para el tratamiento de los trastornos de ansiedad y del TOC.

¿Qué es la exposición y prevención de respuesta (E/PR)?

Investigaciones científicas están de acuerdo que la terapia cognitivo conductual es el tratamiento de elección para el TOC. Trabajarás con terapeutas entrenados en TCC, quienes te enseñarán a estar en control de tu vida y no en manos del TOC. Para esto, se utilizan técnicas de exposición y prevención de respuesta, en donde aprenderás a enfrentar tus miedos de manera gradual, paso a paso (exposición), sin realizar los rituales (prevención de respuesta). La E/PR te ayudará a darte cuenta que tus miedos no se hacen realidad, y que puedes habituarte o acostumbrarte a la sensación de miedo, así como uno se acostumbra al agua fría de una alberca. Por ejemplo, la persona que reza, lee la Biblia, como ritual para calmar sus pensamientos obsesivos, no podrá hacerlo. La persona que necesita pegar a la pared cinco veces porque piensa que así su esposo llegará sano y salvo a su trabajo, no podrá hacerlo.

Esto incrementa sustancialmente la ansiedad, pero te darás cuenta que eventualmente disminuye sin necesidad de ritualizar y que tu consecuencia temida no se vuelve realidad.

Mindfulness

Mindfulness o atención plena para el TOC y trastornos relacionados: En los últimos años, ha habido interés en el concepto de mindfulness o atención plena aplicado al tratamiento para la salud mental. Pero la mayoría de las personas, incluyendo las personas que padecen de TOC o trastornos relacionados, no saben con seguridad o no les queda tan claro cómo aplicarla a su vida. A pesar de lo que algunos puedan opinar, el Mindfulness no es una técnica nueva y simple con la cual se pueda implementar de forma rápida y mágicamente eliminar la ansiedad. Se trata de una tradición filosófica oriental bastante antigua. En años recientes ha sido adaptada a la psicoterapia en donde se integran los conceptos básicos a la terapia cognitivo-conductual.

¿Qué es Mindfulness o atención plena?

La manera más fácil de entender su aplicación para el TOC y trastornos relacionados es desarrollar la habilidad de la conciencia sin prejuicios y la aceptación de la experiencia del momento presente, incluidos todos los pensamientos no deseados, sentimientos, sensaciones e impulsos que están en el corazón de estos padecimientos. Lo que esto realmente significa, desde una perspectiva mindfulness, es que el principal objetivo de la persona es no cambiar ni eliminar sus pensamientos no deseados, ni sus emociones, sensaciones o necesidad, sino reconocerlas plenamente y aceptarlas. ¡Ojo! Esto no quiere decir que se disfruten. Más bien, el objetivo de la atención plena es reconocer y aceptar que estas experiencias incómodas son aspectos transitorios e inevitables de la vida humana. Desde la perspectiva de la atención plena, no aceptar estas experiencias internas no deseadas es la fuente de gran parte de nuestro sufrimiento auto-inducido. Por lo tanto, la aceptación plena de la realidad de estas experiencias te lleva a reducir ese sufrimiento y cualquier intento de controlarlas.

La atención plena y la terapia cognitiva-conductual

Alguna personas tienen la creencia errónea de que la atención plena de alguna forma rechaza la terapia cogntivo-conductual. Por el contrario, la atención plena puede reafirmar y expandir las técnicas de la TCC. Mientras que la terapia cognitiva tradicional nos enseña a desafiar el contenido de nuestros pensamientos distorsionados, la atención se centra más en desafiar nuestra perspectiva hacia estos pensamientos. Desde la perspectiva de la atención, el problema esencial es nuestra creencia distorsionada de que los pensamientos no deseados, sentimientos, sensaciones e impulsos son de alguna manera importante de forma automática y merecedor de una fuerte respuesta de comportamiento. Pero, con la atención plena, la meta es reconocer y aceptar que esos eventos internos transitorios, a pesar de incomodos, son meramente normales, predecibles y parte de la experiencia humana.

Del mismo modo, desde la perspectiva de la teoría del comportamiento tradicional, la respuesta más consciente y eficaz a largo plazo para el TOC y la ansiedad es no realizar las conductas compulsivas y evitación comúnmente vistas en estos padecimiento, ya que al hacerlo sólo proporciona una reducción a corto plazo del malestar.

Terapia de aceptación y compromiso (ACT por sus siglas en inglés)

La terapia de aceptación y compromiso es una forma de terapia cognitivo-conductual (TCC), de la misma forma que la terapia de exposición y prevención de respuesta (E/PR), así como la terapia cognitiva y la terapia dialéctica conductual (TDC). Todas estas intervenciones comparten ciertos elementos terapéuticos o

filosóficos en la misma línea de la TCC. Algunos de los elementos son:

• Visualizar los comportamientos como moldeable o modificable a través de la manipulación ambiental, en lugar de ver a los comportamientos como exclusivamente biológicos y por lo tanto responden a la psicoterapia;

• Centrarse en la forma en la que la persona interactúa o responde a los eventos (incluyendo pensamientos y sentimientos) en su vida en lugar de los acontecimientos intrapsíquicos o las características de personalidad; y

• Prueba de la eficacia de sus intervenciones, así como los procesos a través de los que se trabajan.

Sin embargo, en algunos momentos, la Terapia de aceptación y compromiso llega a ser un poco distinta que las practicas comunes de la TCC. Las formas más utilizadas y con el apoyo de la TCC para el TOC son la EPR junto con la reestructuración cognitiva. El objetivo final de EPR es adquirir un mayor funcionamiento del paciente, reduciendo las obsesiones y la ansiedad. Las unidades subjetivas de malestar (SUDS por sus siglas en inglés) se recolectan durante la terapia. Mientras que la EPR se enfoca en reducir las obsesiones y las compulsiones, el propósito de ACT es enfocarse menos en reducir las experiencias internas (como las obsesiones) y darle mayor importancia a la forma en cómo las experimentamos. La Terapia de aceptación y compromiso (TAC) ve a las experiencias internas, tales como las obsesiones y ansiedad, como parte de nuestras vidas. Las obsesiones y la ansiedad no son eventos inherentes negativos, pero la sociedad los ve y los trata como tales. La TAC se enfoca en encontrar una forma en donde se permita tanto a las obsesiones como a la ansiedad de ir y venir sin interferir en el funcionamiento cotidiano de la persona. Esto es algo que se comparte con la TCC, sin embargo no se explica a profundidad.

Personas diagnosticadas con TOC o terapeutas que trabajan con estas personas llegan a tener una reacción negativa a la idea de vivir con obsesiones y ansiedad. Si compartes esta misma reacción al leer el último párrafo, solo date cuenta de tu reacción y contesta las siguientes preguntas:

• ¿Intentar controlar las obsesiones y la ansiedad funciona a largo plazo?

• ¿Al tratar de controlar la ansiedad y las obsesiones realmente han disminuido significativamente?

• Finalmente, ¿tu vida se ha vuelto más libre y significativa al tratar de regular y controlar las obsesiones y ansiedad?

Si contestaste a todas las preguntas, sigue haciendo lo que estás haciendo. Hazle caso a tus experiencias, son más honestas que tu mente. Si contestaste no, y lo que estás haciendo no te esta ayudando a disminuir tus obsesiones, tu vida se siente con mayor restricciones y te estás alejando cada vez más de tus metas, por lo tanto, algunos conceptos de la TAC te podrán ayudar.

Uno de los conceptos centrales es que existe una gran diferencia entre lo que uno piensa y lo que uno siente y en lo que uno hace. La TAC se basa en el modelo de que las cosas que las personas piensan y sienten, o las sensaciones corporales que uno tiene no están bajo el control de esa persona de una manera significativa. Pero, lo que una persona hace mientras piensa, siente o experimenta sensaciones sí están bajo su control.

Retos del tratamiento:

Sabemos que para muchas personas la E/PR de inicio suena muy amenazante, y algunos no están listos para probarla. Te ayudaremos a estar listo poco a poco de manera amigable, hemos visto que cuando uno entiende cómo funciona la habituación y exposición, puede que estés dispuesto a darle una oportunidad. Recuerda que no haremos nada que tu no quieras. Te encontrarás con los siguientes retos:

 

• Renunciar a cierto beneficios de la ansiedad

• Confrontar al monstruo que más temes requiere esfuerzo y determinación (con la supervisión de tu terapeuta y si lo deseas con tu persona de apoyo)

• Comprometerte a realizar las actividades y exposiciones acordadas en casa