5 razones por las cuales la atención plena es parte del tratamiento para el TOC

Por: Tania Pérez Duarte 

La distracción es el método más utilizado por los seres humanos para evitar el dolor. La mayoría de nosotros tenemos millones de formas de distraernos, definitivamente estamos cerca de ser llamados, “la sociedad distraída”—constantemente distrayéndonos de la incomodidad de diferentes formas—de la ansiedad y la ira a la frustración y el aburrimiento (los celulares, por ejemplo, nos permiten distraernos de cualquier cosa a donde sea que vayamos). Hablando del TOC en específico, las compulsiones, tanto mentales, observables y de evitación juegan este rol. Por lo que parte del tratamiento, de exposición y prevención de respuesta, por supuesto, pero también de la terapia de aceptación y compromiso (ACT) es proporcionarle a las personas con TOC un nuevo y poderoso recurso, una nueva habilidad. 

La distracción no es mala ni queremos crucificarla, pero es lo opuesto a la atención plena y casi la mayoría de nosotros sabemos cómo hacerlo, somos “masters” en encontrar formas de distraernos. Por lo tanto brindemos algo nuevo y diferente a nuestros clientes. 

Ambos, clientes como terapeutas por lo general malinterpretan o utilicen erróneamente las técnicas de Mindfulness o atención plena. El error número uno es usarlas, justamente, como una técnica más de distracción, distraerlos de las emociones incómodas del momento, o los pensamientos (en este caso, de las obsesiones). En resumen, uno trata de escapar de pensamientos, emociones, sensaciones, recuerdos poco placenteros e incómodos. 

El otro error es usar mindfulness para tratar de reducir la ansiedad o cualquier emoción incómoda, o inclusive, reemplazarla con un pensamiento o una emoción mucho más placentera. Cuando esto sucede ya no están practicando mindfulness, están practicando técnicas de relajación. 

Nuevamente, la relajación y distracción no son malas; pero son muy diferentes a la atención plena. Es por esto que es sumamente importante, como terapeutas especializados en TOC, ser muy claros con nuestros clientes en cuanto a cuál es el objetivo de minduflness, ya que es muy tentador irnos por los conceptos de relajación y distracción, de los cuales estamos mucho más familiarizados. 

Hay muchas definiciones de lo que es mindfulness, sin embargo en ACT la idea es poner atención de una forma especial; con flexibilildadad, apertura, curiosidad y autocompasión. Veamos cómo nos puede ayudar la práctica de Mindfulness en el tratamiento para TOC. 

  1. Hay muchos tipos de meditación, por ejemplo, uno de ellos es llevar a la mente a un estado silencioso. Esto es completamente opuesto a la meditación de mindfulness. En mindfulness no queremos, ni intentamos callar a nuestra mente o liberarla de pensamientos incómodos, en vez de eso utilizamos la apertura y curiosidad sobre los pensamientos, emociones y sensaciones que surgen. El practicar estas dos habilidades nos ayuda a construir una relación diferente con nuestra mente y por lo tanto ver a las obsesiones desde un enfoque distinto. El enfoque en el que no somos uno mismo con esas experiencias (pensamientos, emociones y/o sensaciones) y no son quienes dominan nuestra conducta. 
  2. El objetivo de un buen tratamiento no es reducir la ansiedad o los pensamientos obsesivos, sino lo qué haces cuando estos aparecen, la idea es poder practicar estar presente, enfocado y tomar acciones al servicio de mis valores. Por lo tanto mindfulness nos ayuda a estar involucrados en lo que esta pasando ahora mismo y tomar decisiones que nos ayuden a construir la vida que queremos tener en ese momento. 
  3. Sabemos que la primera linea dé tratamiento para TOC es la exposición y prevención de respuesta (EPR), por lo que al tener la disposición de entrar en contacto con lo que sea que genere ansiedad uno va construyendo flexibilidad conductual. En palabras simples, las compulsiones generan rigidez en nuestra conducta, volviéndola estrecha, inflexible y poco funcional, sea una compulsión mental, de evitación u observable, por lo que aprender a responder de forma diferente a las obsesiones y emociones incómodas nos permite ser mucho más flexibles, apuntando a que nuestra conducta sea mucho más saludable y de acuerdo a lo que es importante para nosotros.
  4. Cuando tenemos la disposición y apertura de enfrentamos a hacer cosas difíciles, pero importantes para nosotros, por ejemplo: cargar a mi bebé, comer la sopa que tanto me gusta, visitar a mi abuela, dar una exposición en clase, subirme a un avión para conocer una nueva ciudad, etc… En vez de respirar para tranquilizarme, pensar cosas bonitas para distraerme, puedo y tengo la capacidad de enfocarme en lo que estoy sintiendo, aunque sea incómodo, mientras hago algo significativo para mi. 
  5. Una forma mucho más saludable y consistente con el razonamiento del tratamiento, es poder medir el progreso de las exposiciones y la prevención de respuesta en base a qué tan presentes están durante la exposición, qué tan enfocados se encuentran, qué tan en control de sus acciones se sienten, y si la exposición les ayudará a vivir en base a sus valores. Practicar no deshacerse de las emociones y pensamientos incómodos y comprometerse a elegir la conducta que los acerque a lo que quieren lograr, no solo a corto plazo sino a largo plazo. 

Si bien sabemos y existe mucha evidencia al respecto, Mindfulness es una herramienta fundamental a incorporar al tratamiento para TOC. Mindfulness y ACT, bien llevados, son una forma de exposición y prevención de respuesta, y el plus es que le damos un sentido a los retos que decidimos realizar, sentando al TOC a nuestro lado, con mucho cariño, sabiendo que nos acompaña, pero que no nos limita ni obstaculiza en nuestro día a día.  

Author avatar
Cesar Polo
Únete a nuestra lista de espera