La atención plena

Suena el despertador, agarras tu celular para checar tus mensajes, correos y redes sociales, te paras porque se te esta haciendo tarde, te sientas en el baño y empiezas a tuitear, te metes a la regadera pensando en la foto que viste de tu ex y las miles de fotos que ha publicado recientemente. Sales, agarras una manzana, una taza de café y te vas. En el camino vas pensando en la reunión que tienes con tu jefe, en las caras que hace su asistente cuando das tu opinión y solo despiertas tu escenario imaginario al tocarle el claxon al imbécil del mercedes que se te metió agresivamente, llegas a tu trabajo y mientras estás en la reunión piensas en todos lo pendientes que tienes que hacer pero que sería padre tomarte el viernes para hacer algunos mandados, mientras tomas el celular, checas si tienes algún whatsapp, revisas un poco las redes sociales, ves si tienes correos y tu jefe te interrumpe preguntándote qué piensas al respecto del nuevo proyecto. Tu cuerpo se encuentra en la sala, sonries de vez en cuando pero te sientes ansioso porque tu mente está repasando toda la lista por hacer para terminar el proyecto. Termina la reunión y vas a tu escritorio, es súper difícil concentrarte, buscas en internet casas en renta, te llega un correo, lo contestas, te topas un artículo sobre compras en amazon, recuerdas que debes de comprar sábanas, se te antoja un masaje…

Así es la distracción, tu mente salta de un tema a otro, no logras concentrarte y terminar una sola tarea, divagas, se juntan cosas, la ansiedad, la presión aparecen. La distracción es lo que practicas día con día, y nos preguntamos ¿porqué nos cuesta tanto trabajo permanecer en el presente? Después de horas de entrenar a tu mente a no estar presente, es natural que continúe funcionando de esta manera.

Una herramienta básica para el entrenamiento TOC, es la atención plena o el famoso Mindfulness. Como en todas las técnicas hay que tener cuidado en cómo se emplean, ya que en ocasiones llegan pacientes diciendo que el Mindfulness les ha ayudado a bajar sus niveles de ansiedad ya que se repiten varias veces que “ellos no son sus pensamientos” y esto solo acaba siendo una hermosa compulsión. Aplicada correctamente, la atención plena nos ayuda a construir una buena forma emocional, ya que necesitamos estar presentes en nuestras emociones si queremos aprender a manejarlas mejor. Cuidar nuestra salud mental se trata de aprender a aceptar las cosas de nuestra mente sin juzgarlas. Cuando uno acepta y admite las experiencias internas; cuando no etiquetas un pensamiento como malo, un sentimiento como horrible o una incertidumbre como algo que tiene que solucionarse, al hacer esto, eliminarás mucho de lo que caracteriza cualquier problema de salud mental.