Arriba

¿Cómo hablar con mi familia cuando necesito ayuda con mi salud mental?

Por: Cynthia Barrera, MS

Muchas de las personas que llegan a TOC México saben que algo está pasando con su mente (incluso antes de que les demos un diagnóstico formal). La mayoría llega y nos platica como es que han pasado horas y horas buscando en Internet información acerca de su padecimiento, han leído libros enteros de cómo manejar el TOC, la tricotilomanía, etc.., incluso han puesto ya en práctica las estrategias que han aprendido gracias a esos recursos. Sin embargo, hay algo que muchos no han hecho: hablar de esto con sus seres queridos. 

En la mayoría de los casos sus familiares y amigos no tienen idea de lo que están pasando.  “Lo que las personas ven cuando observan a alguien que sufre de TOC es una mínima parte de lo que realmente le está sucediendo a esa persona” (Hershfield, s.a.)

Sabemos que hablar de salud mental es un reto. Es posible que tengamos miedo a que las personas que más queremos respondan de manera estigmatizante, que nos juzguen, que invaliden nuestra experiencia. Diario escuchamos o recibimos mensajes que nos dicen:

“En mi casa no creen en la terapia o en ir a un psicólogo”

“No puedo decirles a mis papás porque van a pensar que soy un monstruo”

“No me van a entender”

“Van a pensar que estoy loca”

Y sin duda, todos estos miedos y preocupaciones son válidas. Sin embargo, muchas veces tratar de ocultar que necesitamos ayuda es muy cansado y hace que la experiencia sea todavía más difícil de lo que ya es. 

El TOC, las Conductas Repetitivas Centradas en el Cuerpo, etc. son padecimientos tratables y debemos hacer todo lo que esté en nuestras manos para facilitarnos el acceso a un tratamiento efectivo y esto muchas veces comienza con el apoyo de nuestra familia o amigos. 

A continuación, les compartimos algunas recomendaciones que sugieren Jon Hershfield (s.a.) y Natasha Daniels (2019) para apoyarnos en este gran paso. 

  1. Habla de tu experiencia: un buen comienzo puede ser compartir un poco acerca de tus pensamientos, o de como te sientes, ej: “no puedo dejar de pensar en ___________” o “Me cuesta mucho trabajo dejar de hacer __________”. Si tienes a la mano algún artículo o algún libro que describa un poquito tu experiencia también puede ser de gran ayuda. 
  2. Puedes ser tan especifico o vago como prefieras: el propósito de platicar de esto con tus seres queridos es darles la oportunidad de que conozcan un poco más en relación a tu experiencia, que puedan ser empáticos contigo y brindarte apoyo cuando lo necesites. Sin embargo, sabemos que hablar de ciertos contenidos de obsesiones no siempre es fácil y no necesariamente tenemos que compartirlo. Puedes simplemente decir que estas experimentando pensamientos intrusivos que te generan mucha ansiedad, que no te sientes listo para compartirlos en este momento, pero que estás dispuesto a hablar con un terapeuta al respecto, que la estás pasando mal y que quieres buscar ayuda.
  3. Recuerda que estos padecimientos son complejos y un poquito difíciles de entender, quizás tus seres queridos no logren entenderte al 100% pero incluso aunque sea un 80% es más que suficiente para que noten que necesitas de su apoyo y comprensión.
  4. No utilicemos esta oportunidad para pedirles que se acomoden al TOC: recuerda que el propósito de esto es promover la colaboración y la empatía, no hacerte más fácil el compulsionar. Así que argumentos como “tengo TOC así que a partir de hoy las cosas se hacen así” no es una buena estrategia, al contrario, lo que necesitamos es colaboración y cercanía para vencer al TOC.
  5. Sé claro en relación a lo que necesitas: piensa en cómo te gustaría que tus seres queridos te apoyaran, ¿te gustaría que te ayudarán a encontrar un terapeuta especializado?, ¿sólo quieres compartirles cómo te sientes? Entre más claro seas con ellos, mejor. Ejemplo: “Te platico esto porque realmente necesito ayuda, necesito ver a un terapeuta especialista en TOC y no sé por donde empezar”, “te cuento esto porque me gustaría que me entendieras y sepas con lo que estoy lidiando últimamente”, etc.

Es importante mencionar que, si no te sientes listo, no tienes la obligación de hablar de esto con nadie. Entendemos que es un paso difícil, y por lo mismo es importante que si decides hacerlo elijas a quién le quieres contar, cuánto quieres contarle y cuándo quieres hacerlo. 

No existe una receta como tal para hablar de esto con nuestros seres queridos, pero esperamos que estas recomendaciones te ayuden a encontrar la forma que mejor se adapte a lo que necesitas.

Jon Hershfield. (s.a.). “Dear Loved One, I have OCD” — Tips for Individuals and Family Members about Disclosing Your OCD. 2 octubre 2021, de IOCDF Sitio web: https://iocdf.org/expert-opinions/expert-opinionsdear-loved-one-i-have-ocd-tips-for-individuals-and-family-members-about-disclosing-your-ocd/

Natasha Daniels. (2019). How to Talk with Your Parents About OCD. 2 de octubre 2021, de nOCD Sitio web: https://www.treatmyocd.com/blog/how-to-talk-with-your-parents-about-ocd

Author avatar
Cesar Polo