Arriba

¿Cómo se ve el TOC posparto?

Por: Tania Pérez Duarte, MS.

 

Tres semanas después de que Juliana diera a luz a su segundo bebé, se sintió abrumada por un pensamiento acompañado por un impulso: ¿Y si la asfixio? Juliana que estaba amamantando pacíficamente en ese momento, nunca había experimentado algo así cuando nació su hijo mayor, y estaba horrorizada.

 

A partir de esa noche, los pensamientos perturbadores siguieron llegando. Mientras abrochaba a su bebé en su asiento de seguridad, Juliana pensó: “¿Y sí la toco de manera inapropiada?” Mientras lavaba los platos pensaba “¿Qué pasa si la apuñalo?” Juliana se decía a si misma que nunca lastimaría a su bebé, y se preguntaba por qué estaba teniendo esos pensamientos, la culpa la invadía, se sentía la peor mamá del mundo y la peor persona, no entendía el significado de estos pensamientos.

 

En su primera sesión, Juliana estaba dudosa y muy ansiosa en compartir estos pensamientos, “Es difícil de explicar, siento que si lo pienso, quiere decir, de alguna forma que lo quiero hacer, y eso me hace sentir bastante mal, me da miedo escuchar mis pensamientos en voz alta, me da miedo que me juzgues, que creas que realmente quiero hacerlo, jamás lastimaría a mi hija, jamás!”.

 

En la última década, la conciencia sobre la depresión posparto se ha disparado ya que las investigaciones han revelado que afecta entre el 10 y el 20 por ciento de las mamás. Del mismo modo, el conocimiento sobre la ansiedad posparto, que podría afectar hasta al 17 por ciento de las nuevas mamás, según algunas estimaciones, también ha comenzado a extenderse entre las mujeres y los proveedores de atención médica. Las madres que luchan contra la ansiedad y la depresión ahora al menos tienen algún tipo de nombre y explicación para las cosas que están sintiendo.

 

Sin embargo hay un conjunto de madres que padecen de TOC posparto: un ciclo de miedos y comportamientos que se apoderan de ellas y amenaza con cambiar su sentido de quiénes son en uno de los momentos más duros y vulnerables de sus vidas. Y a muchas les resulta imposible abrirse, por el temor de que alguien se lleve a su bebé.

 

Es importante tener en cuenta que las madres que sufren de TOC posparto son hipervigilantes y sensibles a cualquier cosa que pueda estar relacionada con el abuso infantil, ya sea físico, sexual o de otro tipo y las compulsiones están dirigidas hacía esa dirección: evitar contacto con su bebé, quitar objetos filosos, dejar de amamantar, no consumir ciertos alimentos o medicamentos, revisión constante, entre otras cosas.

 

Los síntomas del TOC posparto generalmente comienzan a aparecer en las primeras 2 a 3 semanas después del parto; sin embargo, es posible que la mujer o su familia no los noten hasta meses después. Sin tratamiento, los síntomas del TOC posparto pueden evolucionar y empeorar y es posible que no desaparezcan por sí solos.

 

Aquí algunos tips a recordar:

  1. Los pensamientos obsesivos NO dicen nada de tu persona, ni de tu capacidad de ser madre.
  2. No estás sola, muchas madres e inclusive padres, experimentan este tipo de pensamientos. El TOC normalmente se pone cómodo y se sienta con los temas que son más importantes para ti, ser mamá es un gran tema.
  3. Hay tratamiento, trabaja en relacionarte diferente con esos pensamientos, corta las compulsiones y acércate a tus valores. Busca un tratamiento conductual, de exposición y prevención de respuesta en combinación con terapia de aceptación y compromiso + Mindfulness (atención plena).
Author avatar
Cesar Polo