Arriba

Contaminación Emocional

Contaminación

emocional

¿Qué es?

La contaminación emocional (CE) es un síntoma poco conocido en el TOC. Es importante subrayar que “poco conocido” no quiere decir que sea anormal.

La CE es el miedo a tener contacto con una persona o lugar que pueda contaminar o poner en peligro a quien la experimenta.

La preocupación puede estar dirigida al “riesgo” de que la persona con se contamine de algunos rasgos negativos de personalidad de alguien más o de contagiarse por completo de su personalidad.

Por lo general es muy fácil para la persona con TOC identificar a otra persona que detona sus miedos obsesivos.

A veces puede ser un “tipo” de persona. Por ejemplo una persona obesa, grosera, que ha muerto o que sufre de alguna enfermedad mental. El detonante también puede ser por locaciones geográficas, por ejemplo la escuela, un funeral o los cementerios. Incluso personajes de series de T.V. o películas con características negativas para la persona con TOC pueden ser detonantes. En ocasiones un evento traumático “marca” las características físicas o de personalidad y por lo tanto es la fuente inicial de contaminación evolucionando el peligro para la persona con TOC. Un ejemplo puede ser el terminar una relación amorosa, la muerte o un intento suicida. Por lo tanto cualquier contacto con la persona relacionada con el evento se percibe como peligroso ya que la persona con TOC teme “convertirse en esa persona”.

¿Cuáles son algunas compulsiones o rituales de este tipo de TOC?

Evitar contacto directo con la persona “contaminada” Limpiar sus pertenencias—si es que llega a haber contacto—o recurrir a limpieza mental (compulsiones mentales: neutralizar, cambiar pensamientos, etc.)

El miedo percibido de que la contaminación también puede ser “transmitida a través del aire”, por lo tanto compartir un espacio con una persona que detone el TOC puede tener consecuencias catastróficas. Así que evitan estar en ciertos lugares o pueden usar tapabocas, cubrirse la boca de alguna otra forma, aguantar la respiración y repetir cosas, por ejemplo: “cancelado, desactivado”.

Evitar usar o escribir palabras o nombres específicos que detonen la espiral de la obsesión. Evitar ver noticias, televisión, películas, series, revistas, usar la computadora, Internet, etc.

¿La contaminación emocional es tratable?

Por supuesto que sí. Estos temores responden muy bien a un tipo de tratamiento cognitivo-conductual, llamado Exposición y Prevención de Respuesta (E/PR), mostrando su eficacia para aliviar considerablemente los síntomas del TOC. En la E/PR, los pacientes comienzan con las tareas que son más fáciles para ellos y poco a poco se trabaja para abrir camino hacia lo más difícil. A su vez, se habla de “pequeños pasos”: si la persona padece de un miedo potencialmente difícil de confrontar se va trabajando gradualmente. En algunos casos se les pide a los pacientes no lavarse ni desinfectarse a ellos mismos o a sus pertenencias por ciertos periodos de tiempo. A los familiares y amigos se les enseña a no participar en los rituales y a no dar respuestas a sus preguntas repetitivas, ya que esto refuerza los rituales.