Cuando el contenido del TOC está relacionado con la pérdida de un ser querido

Por: Tania Pérez Duarte 

Hay miles de temas en relación al TOC, ya que así funciona nuestro cerebro, tenemos un abanico de pensamientos, de diferente índole; sin embargo hoy me gustaría hablar de algunos pensamientos relacionados con perder a un ser querido o inclusive a uno mismo.  

“Si no hago esto, todos morirán”, “Si no repito esta conducta mi mamá morirá”, “Necesito mover de esta forma mi cuerpo de lo contrario algo malo le sucederá a mi hermano”; “Tengo que tocar la puerta de esta forma sino algo terrible pasará”. Estas suelen ser algunas manifestaciones de obsesiones en el TOC, en donde la consecuencia temida, es decir, el temor es perder a un ser querido sino se realiza cierta actividad, ya sea mental, física o de evitación con el objetivo de asegurarse de que sus seres queridos estén a salvo. Las personas con TOC tienden a sentirse demasiado responsables de la seguridad y el bienestar de ellos mismos y de los demás. Este sentido ampliado de responsabilidad está asociado con el pensamiento mágico, que se define como la creencia de que los pensamientos, acciones, palabras o deseos de uno pueden alterar el curso de los eventos en el mundo físico. Este tipo de pensamiento representa una forma de TOC en la que las personas creen que es necesario seguir reglas específicas para garantizar que ocurran “cosas buenas” y / o evitar que sucedan “cosas malas”. Las personas que experimentan TOC de pensamiento mágico pueden preocuparse por números, colores, palabras, acciones, dichos o supersticiones afortunados o desafortunados y relacionarlos con catástrofes o “cosas malas” que podrían suceder. Por ejemplo, uno puede tener una obsesión que le dice que coloque su botella de agua sobre la mesa de una manera específica para evitar que alguien de su familia contraiga una enfermedad mortal y/o creencia de que uno debe cancelar o neutralizar los “malos pensamientos” o “malos recuerdos” pensando o diciendo “buenos pensamientos” o “buenos recuerdos” para evitar consecuencias negativas. En esta época del año, muchas veces tienen dificultades para poner un altar, ver fotos de familiares o amigos que ya no están, palabras relacionadas con la muerte, calaveras, cementerios, flores, y todo lo relacionado con el tema. 

En ocasiones también podemos ver que el detonante (cuando el TOC inicia y ojo: la disposición biológica tiene que estar presente para desarrollarlo) es la muerte de un familiar, por ejemplo, si mi ser querido murió el 12 de noviembre, evito el número, evito los martes, evito ponerme la ropa que usé, los objetos que toqué ese día y así se van haciendo asociaciones alrededor del evento llenandose de compulsiones y rituales. 

También podemos hablar de otra categría; miedo a lastimar a un ser querido o incluso a ellos mismos. Los pensamientos violentos pueden involucrar tanto imágenes mentales como impulsos de actuar. Estos pueden incluir aquellos en los que las personas se ven a sí mismas golpeando, apuñalando, estrangulando, mutilando o hiriendo de otra manera a sus hijos, miembros de la familia, mascotas de extraños o incluso a sí mismos. Pueden imaginarse a sí mismos usando objetos afilados o puntiagudos como cuchillos, tenedores, tijeras, lápices, bolígrafos, botellas rotas, abrecartas, picahielos, herramientas eléctricas, veneno, sus manos o incluso sus carros. Los impulsos que experimentan pueden implicar empujarse o arrojarse a sí mismos o a otros a las vías de los trenes o automóviles, por las ventanas, balcones, edificios u otros lugares altos. Algunos informan pensamientos de atropellar a los peatones, embestir sus autos contra los estribos de los puentes en la carretera o dirigirse hacia el camino del tráfico que se aproxima. Otros temen volverse locos en público y dañar a la gente. Uno de mis clientes pensaba en abrir las puertas de un avión mientras estaba volando. Como resultado, las personas tienden a temer estar solos con alguien más pequeño y más “débil” que sienten que podrían dominar fácilmente, como niños y personas mayores. A menudo evitan ir a lugares como plataformas de tren, esquinas llenas de peatones o estar en lugares públicos abarrotados. Las madres pueden experimentar pensamientos repetidos de actuar violentamente hacia sus bebés o niños pequeños. 

Es por ello que el día de Muertos y Halloween puede ser un detonante, el ver a la gente disfrazada, la sangre, los cuchillos, las calabazas y demás. Aquí la sugerencia es disfrazarse con mucha sangre, ponerse cuchillos por todos lados, poner altar de muertos, hablar sobre el tema y exponerse a esos miedos. 

Es importante comprender que los pensamientos son solo pensamientos y no causan ansiedad, sino que la ansiedad es causada por las opiniones que le damos a nuestros pensamientos. Necesitamos superar la idea de que “si lo pienso, debe ser real”. Cabe señalar que las personas que sufren de estos pensamientos no tienen antecedentes de violencia, ni actúan en sus ideas o impulsos. Aunque el TOC puede proyectar pensamientos extremos y extraños en la mente de las personas, no son los pensamientos o la ansiedad tanto como las soluciones de las personas para tener los pensamientos lo que representa el verdadero corazón del problema. Son los actos compulsivos que las personas realizan para aliviar su ansiedad, las compulsiones son seductoras porque ofrecen la ilusión de un alivio inmediato de la ansiedad, incluso si solo dura un breve período de tiempo. Las compulsiones, paradójicamente, comienzan como soluciones pero eventualmente se convierten en el problema en sí. Pueden pasar de tomar solo unos minutos por día a tomar horas a la vez. El instinto les dice a las personas con TOC que eviten o huyan de las cosas que temen y creen erróneamente que esto es posible. Desafortunadamente, lo contrario resulta ser cierto, y evitarlo solo empeora el problema y aumenta el miedo.

Finalmente, me gustaría compartir algunos tips que mis clientes encuentran útiles para lidiar con con el TOC: 

1. Espera lo inesperado: puede tener un pensamiento obsesivo en cualquier momento y lugar, de cualquier contenido. 

2. No busques reasegurarte. En su lugar, dale espacio y la bienvenida al peor escenario, eres capaz de aceptar dicha incertidumbre e incomodidad (aunque todavía no te hayas dado cuenta). 

3. No analices ni discutas con los pensamientos; deja que estén ahí sin fusionarte a ellos. Fusionarte o engancharte quiere decir realizar la compulsión. 

4. Si realizas la compulsión tratate con autocompasión y busca re-exponerte cuando tengas la oportunidad. Darse cuenta que hiciste una compulsión es un gran paso. 

5. Recuerda que ocuparte de tus síntomas es responsabilidad tuya. No involucres a otros.

Existe un mito común en relación a las obsesiones violentas y supersticiosas: son más difíciles de tratar que otros tipos de síntomas. Esto es absolutamente falso. Independientemente de tus síntomas, puede ser tratado con éxito si se utilizan las técnicas correctas, si aceptas que no puede continuar como lo haz hecho  hasta el momento y si estás preparado para hacer lo que sea necesario para recuperar tu vida. 

Author avatar
Cesar Polo