Cuando la ansiedad se junta con la depresión

Por: Pamela Claisse Quiroz, M.S.

Resulta sumamente común escuchar que la ansiedad y depresión pueden ir de la mano, sin embargo, en algunas ocasiones no se logra identificar cual es el trastorno principal y cuál surge en consecuencia.

Para los trastornos depresivos y de ansiedad existen causas endógenas (química cerebral, causas endocrinas, anomalías en estructuras cerebrales) y exógenas (etapa de vida, duelos, problemas familiares, trastornos relacionados etc). En cuanto las causas endógenas en ocasiones la depresión es secundaria a otro trastorno.

Al hablar del Trastorno Obsesivo Compulsivo, frecuentemente los pacientes refieren periodos de depresión combinados con episodios fuertes de malestar. El TOC por lo general produce malestar ya sea en forma de ansiedad, angustia, miedo, asco, incomodidad, tristeza, entre otros; sin embargo, la depresión comienza a gestarse cuando el TOC va apoderándose de las diferentes áreas de la persona y poco a poco desmantelando las relaciones, sueños, proyectos de vida, trabajo, familia, etc.

En publicaciones anteriores hablamos de cómo el TOC, al no ser tratado adecuadamente, va arrasando con todo a su paso. Es por ello que la persona va sintiendo una pérdida de control en su vida, percibe que no es capaz de ir tras sus metas y conseguir lo que se propone, desconfía de sus habilidades sociales, en ocasiones de sus habilidades cognitivas, se aísla y pierde funcionalidad.

Todo lo anterior genera una gran insatisfacción, así como tristeza por sentirse incapaz y sentirse tan alejados de la vida y proyectos en los que se pensaban y por ende surge la desesperanza.

A pesar de ser importante el intervenir y tratar ambos trastornos –cuando la depresión es moderada– es prioritario comenzar a tratar el TOC pues de ahí surgen las consecuencias que pudieran derivan en la depresión. Al tratar el TOC, incrementar la funcionalidad del paciente y ayudarlo acercarse a sus metas, los síntomas depresivos disminuyen.

Por otro lado, es importante mencionar que en caso de depresión severa o riesgo suicida es importante considerar la depresión como foco principal de atención hasta que el riesgo disminuya y se pueda atacar el TOC.

Si tienes duda de cómo lidiar con TOC y depresión acude a un especialista.