¿De qué se trata el tratamiento?

Por: Tania Pérez Duarte, M.S.

El tratamiento está diseñado para que la persona pueda tener una relación distinta con sus pensamientos y con las emociones incómodas, no solamente con temas relacionados con el TOC. Para ello es importante que la personas identifique cuáles son sus valores, es decir, ¿qué es lo que te mueve en la vida, qué es lo que quieres lograr, haciendo qué actividades te emocionan, ilusionan, te hacen sentir útil, con un propósito y con una intención? Respondiendo a esto es donde podemos identificar de qué forma las compulsiones alejan a la persona de todo esto, por ejemplo; el llegar tarde a su trabajo o escuela, por pasar tres horas en el baño o en la regadera, revisando la puerta, repitiendo la vestimenta, alejándose de pasar tiempo con su familia por estar envuelto en los rituales, alejándose de amigos y red de apoyo por miedo a saludar, alejarse de personas importantes porque son parte de sus obsesiones, entre otras cosas.

En este punto es donde la persona toma la decisión de enfrentar sus miedos, de arriesgarse a vivir de acuerdo a sus valores, y a esto le llamamos exposición. A su vez, sabemos que para poder lograrlo necesitamos otro componente, hacer algo diferente una vez que se enfrenta lo que tanto tememos y es continuar en la situación, meterse de lleno a la experiencia sin poner ningún obstáculo, dejarse ir, recordando el propósito de la exposición a pesar de las emociones incómodas experimentadas, a esto le llamamos prevención de respuesta.

Al experimentarlo, uno fortalece habilidades y aprendizajes que ni siquiera sabían que estaban ahí, uno aprende cosas nuevas y sobretodo aprende a que los pensamientos solo son pensamientos, y la ansiedad solo es una emoción que tiene un propósito y que podemos darle la bienvenida, sentirla, dejar que este ahí, pero no necesita ser el conductor de nuestro camino, puede acompañarnos, pero no dirigirnos, ya que al dejar que sea el conductor nos tapa la vista, limitándonos de todo lo que hay ahí afuera, decidiendo solo ver una parte del paisaje.

Las conductas son lo que nos acerca a lo que verdaderamente nos interesa en la vida, siendo compasivos con nosotros mismos y con los que nos rodean, respetando nuestro proceso y honrándolo. Todo esto desde un marco teórico con sustento científico: terapia de exposición y prevención de respuesta (terapia conductual), terapia de aceptación y compromiso (ACT) y  Mindfulness.

Como podrán ver, al tolerar la incertidumbre, participando por completo en nuestras experiencias cotidianas con propósito y facilitando la acción efectiva, nos acercamos a lo que realmente nos interesa. Recordando, que no estamos tratando de eliminar la presencia de los pensamientos obsesivos ni las emociones incómodas (las emociones son nuestras aliadas), sino lo que obstaculiza nuestro bienestar, las compulsiones.