Navidad… ¿Noche de TOC?

Por: Pamela Claisse Quiroz, M.S.

 

Al hablar de fiestas navideñas y celebraciones de fin de año pocas veces se habla de lo que sucede durante esta época con los trastornos mentales –principalmente con el TOC–. 

De acuerdo con las expectativas sociales y culturales pareciera que las fiestas navideñas tendrían que ser mágicas, tan mágicas que deberían hacer desaparecer o pausar durante diciembre cualquier síntoma, generando felicidad y plenitud. Socialmente existe una gran presión por sentirse bien, alegre y feliz, no solamente en estas fechas, pero sí se acentúa un poco más; pidiéndole a cualquiera que padezca de una depresión, problemas de ansiedad, duelos o cualquier otra problemática que ponga en espera su sentir, que olvide su sufrimiento y que cumpla el papel o la expectativa de alegría. De ser así, uno “mágicamente” podría cambiar su estado de ánimo, pensamientos y conductas, pues tan sólo “echándole ganas o pensando bonito” saldría adelante. Ojalá todo esto fuera cierto, pero la realidad es que, para algunas personas con TOC, estas épocas están llenas de detonantes, los cuales tienen el potencial de agravar la severidad o verlos como una oportunidad para mejorar y de eso quiero platicarles en este artículo.

Veamos algunos detonantes que pueden presentarse con relación al TOC:

Por ejemplo, el TOC de revisión: Las luces de los árboles de navidad, la inseguridad y aumento de asaltos en esta época, cocinar, los calentadores y adornos que utilicen electricidad representan un detonante constante de ansiedad generando compulsiones de revisión frecuentes. 

En relación con el TOC de contaminación: El estar en constante contacto con más personas de las que en general se frecuentan, los abrazos de felicitación, las comidas y cenas en lugares fuera de casa, las envolturas de regalos, acudir a centros comerciales, entre otras cosas representan un mayor riesgo de contaminación o posibles enfermedades.

Con el TOC de escrupulosidad: Podrían aparecer obsesiones relacionadas con la religiosidad de las fechas y la venida del niño Jesús. Pensamientos intrusivos al ver los nacimientos, blasfemias a la hora de realizar la adoración del niño, entre otras.

Así mismo el constantemente estar saliendo a lugares públicos llenos de gente y niños debido a las fechas, tener que estar cerca de los sobrinos o primos podría agudizar el TOC de pedofilia u homosexualidad, así como el ver color rojo en todos los lugares pudiera detonar alguna obsesión de daño o superstición.

 El tener que cambiar las rutinas y horarios establecidos, tener invitados en casa por varios días o él que no salgan los planes de estas fechas exactamente de la manera que se han planeado, tener que vestir de una forma especial, entre otras pudiera generar elevados niveles de ansiedad, angustia e incomodidad. 

El padecer TOC no imposibilita el poder disfrutar y vivir las celebraciones navideñas y de fin de año. Sin embargo, sí implica el identificar que existen cosas que nos hacen salir de nuestra zona de confort y que pueden incomodarnos o causar malestar, recordando que el problema no es la incomodidad o el malestar, sino cómo queremos reaccionar a esto. Una vez identificado esto podemos darle la bienvenida a esta gran oportunidad para exponernos y cambiar nuestra relación con dichas obsesiones y tal vez nos sorprenderemos y tengamos una navidad distinta con el objetivo de lograr nuestra meta ya sea el compartir en familia, reencontrarnos con un ser querido o tan sólo poder acudir a la cena navideña. 

 Por último, es importante buscar estrategias que nos acerquen a estas fechas de una forma diferente, algunas estrategias que podrías utilizar son:

  1. Cuida de ti mismo: en medio de tantas actividades, pendientes y reuniones puede ser fácil olvidar la importancia de hacer espacios para cuidar de tu salud. Busca momentos para meditar, no dejes de asistir a tus sesiones de terapia y sobre todo NO DEJES DE EXPONERTE. 
  2. Cuando lo necesites toma un “break”: Resulta común en medio de tantos pendientes y acelere sentirnos abrumados. Si llegas a sentirte abrumado utiliza estrategias de mindfulness. ENFÓCATE en el presente, utiliza tu respiración, no juzgues tus pensamientos ni sentimientos.
  3. Pide ayuda o apoyo: haz uso de tus redes de apoyo.
  4. Establece metas realistas: No pretendas en una noche cambiar todo, establece prioridades. Para ello es de suma importancia prepararte para estas fechas, identificando los detonantes, las obsesiones, las compulsiones y elaborando un plan de exposición y prevención de respuesta.
  5. Enfócate en lo que en realidad es importante: no te pierdas en las cosas irrelevantes, que tus metas sean la guía que te aliente o dirija a actuar de acuerdo con lo que te acerque a ellas. 

 Si no padeces de TOC, pero conoces a alguien con cualquier trastorno mental recuerda que el mayor apoyo que puedes brindar es la comprensión y acompañamiento motivándolo a enfrentar, tolerar y aceptar la incertidumbre.