¿Puede existir TOC sin ansiedad?

Por: Pamela Claisse Quiroz, M. S.

Probablemente en diversas ocasiones has escuchado que es necesario presentar niveles altos o significativos de ansiedad para poder ser diagnosticado con TOC. Quizá algún especialista de la salud ha descartado el Trastorno Obsesivo Compulsivo por no presentar síntomas francos de ansiedad o inclusive si has revisado algunos artículos, videos o libros puedes haber confirmado que el TOC está conformado en gran parte por síntomas ansiosos.

A pesar de que estadísticamente el TOC se puede relacionar con síntomas de ansiedad estos no siempre se presentan dentro de la sintomatología.

El trastorno obsesivo compulsivo se caracteriza, como bien lo dice el nombre, por un patrón de obsesiones que generan malestar y están acompañadas de compulsiones que buscan reducir dicho malestar. Con malestar hacemos referencia a cualquier síntoma que pueda producir asco, vergüenza, culpa, enojo, incomodidad, tristeza y/o ansiedad.

Con frecuencia llegan pacientes a entrevista que mencionan haber descartado obsesiones como parte del TOC pues no causan ansiedad en ellos, sin embargo, al indagar se muestra un claro patrón obsesivo compulsivo con síntomas de malestar. En ocasiones un lavado de manos repetitivo puede no ser realizado por ansiedad o angustia de contaminación si no por el simple hecho de sentir incomodidad de traer suciedad en las manos. En otras ocasiones las obsesiones de contenido homosexual en lugar de generar ansiedad generan culpa o tristeza las obsesiones de daño pueden generar sentimientos elevados de culpa.

Es importante conocer a fondo el núcleo y comportamiento principal del TOC, antes de descartar el diagnóstico por falta de algún padecimiento comórbido y no esencial como criterio diagnóstico.

El conocer la naturaleza del TOC de manera clara es fundamental no sólo en el diagnóstico sino principalmente en el tratamiento e intervención. Como probablemente has leído en publicaciones anteriores el principal tratamiento para TOC se basa en exposición y prevención de respuesta, por lo que si se toma como parámetros de avance y de funcionamiento del tratamiento tan sólo la fluctuación de niveles de ansiedad, se estaría limitando el tratamiento entero a un síntoma que en ocasiones pudiera estar o no; el tomar como parámetro tan solo dicho síntoma pudiera jugar a favor del TOC y en contra del tratamiento. Un ejemplo claro de ello es el pensar que porque no se está sintiendo ansiedad en alguna exposición dicha exposición no funciona y por ende se  interrumpe y no se lleva a cabo. Sin embargo pudiera darse el caso que a pesar de no existir niveles altos de ansiedad, existen niveles significativos de incomodidad ante el estímulo, lo que ocasiona conductas constantes de evitación (compulsión) por no poder tolerar dicha incomodidad.

El llevar a cabo una evaluación incompleta o parcial del trastorno pudiera repercutir de manera importante en el tratamiento e inclusive podría cronificar el padecimiento.

Si en algún momento tienes dudas acerca de si pudieras padecer trastorno obsesivo compulsivo acércate a especialistas en el tema.