¿Qué no hacer con tus familiares y amistades con TOC? Parte I

Muchas veces, en el nombre de la compasión y amor uno hace todo mal. Y muchas veces se da porque no sabes qué hacer. 

Usar la lógica: por si no se han dado cuenta, el TOC y la lógica son agua y aceite. A pesar de que las personas con TOC, la mayor parte de las veces son perfectamente racionales y lógicas, usan esta misma habilidad en episodios TOC. Y esto no funciona, no funciona porque la naturaleza del TOC es ser irracional e ilógico. Uno tiene la tentación de darle una lección lógica a la persona: “Solo deja de hacerlo”, “no estás sucio”, “eso no va a pasar, a ver pensemos…”. De hecho, en ocasiones agrava el comportamiento de la persona, ya que se encuentra batallando con las órdenes del TOC y ahora con las tuyas, lo cual genera mayor estrés y confusión. Si pudiera dejar de hacerlo, ya hubiera parado las compulsiones. 

Re-asegurar: ¿alguna vez te has preguntado que tranquilizar a tu hijo/familiar cuando está asustado en realidad incrementa la severidad del TOC? Esta noticia, en general, shockea a los papás o familiares, porque contradice una tarea sumamente intuitiva en relación a la paternidad. Es de lo más natural, como papá, consolar. El tranquilizar y consolar es muy apropiado para alguien que no padece de TOC e inclusive para las personas ansiosas a secas, para las personas con TOC funciona como una compulsión. El re-asegurar funciona como escape y provee alivio temporal mientras perpetua el circulo vicioso del TOC. Uno se da cuenta, ya que nunca es suficiente, tu hijo o familiar vuelve a preguntar, casi antes de que salga la siguiente palabra de tu boca. Claro que uno lo hace con la mejor intención y también por la falta de recursos efectivos para enfrentar al TOC. 

Distraer: así como el re-asegurar provee de alivio temporal, así funciona también la distracción. Ya que obstaculiza el que la persona enfrente la situación que le genera miedo. Hay veces que la distracción es útil para salir de una crisis. Ver una película, usar el iPad o videojuego puede ser la única forma en que la situación se calme, sin embargo, no es efectivo a largo plazo, ya que los miedos regresan cuando la distracción termina. 

Evitar: tal vez, estén en el punto en donde le han permitido evitar las cosas que teme. Han aprendido que esta es la única forma en la que puede terminar el día o ir a la escuela, acabar su tarea, ir a su trabajo, acabar de comer, vestirse, etc. “Podemos cambiar de mochila si esa te pone incómodo”,  “no tienes que ir a casa de tu primo si eso te pone ansioso”, “podemos no decir X palabra si te pone mal”, “si esa ruta te pone ansioso podemos llegar por otro lado”. La vida es mucho más fácil, a corto plazo, cuando evitas lo que no quieres vivir o lo que te incomoda. Pero como bien sabemos, la evitación alimenta al TOC. La compasión puede llevarte a proteger a tu hijo de enfrentar los detonantes del TOC, pero de hecho, el protegerlo solo prolonga y potencializa al TOC.