Arriba

Revisión y repetición compulsiva

Revisión y
repetición compulsiva

Los rituales compulsivos de revisión pueden ser el resultado de muchos tipos de obsesiones, incluyendo miedo a dañar a otros o a sí mismos u obsesiones sexuales. El propósito de la revisión compulsiva es reducir la angustia asociada con la incertidumbre o la duda sobre ciertas consecuencias atemorizantes. Por ejemplo, una persona preocupada en causar daño al no ser lo suficientemente cuidadosa, puede tener el pensamiento de que si revisa la cerradura de la puerta una y otra vez, tendrá la certeza de que nadie entrará. En algunas ocasiones la revisión es detonada por situaciones específicas (ej. Salir de casa) y por estímulos (ej. Interruptores de luz), en otras ocasiones se realiza como respuesta a pensamientos obsesivos que se presentan de la nada y son considerados peligrosos. Las personas con este tipo de obsesiones, suelen creer que si piensan sobre un evento negativo aumenta la probabilidad de que suceda.

Tipos de revisión:

Revisión de cerraduras. Las personas con TOC son conocidas por realizar conductas repetitivas, en este caso, revisar las cerraduras de las puertas de la casa o el carro y las ventanas. Usualmente, el miedo está dirigido a que alguien entre a su casa y robe o cause daños haciendo a la persona con TOC responsable por no haber revisado las cerraduras inicialmente.

Revisión de electrodomésticos e interruptores con el objetivo de asegurarse que nada pueda causar un incendio. Los objetos que revisan las personas con TOC con más frecuencia son la estufa, microondas y tostadores para asegurarse de que estén apagados, pero este temor se aplica también a otros electrodomésticos como planchas, secadoras de pelo, etc.

Revisión en relación a lastimar a los demás. Las personas con este tipo de obsesión sienten una gran responsabilidad. Es común para ellos repetir la revisión para asegurarse de no estar lastimando a los demás. Un ejemplo común de este tipo de revisión incluye el miedo a atropellar a personas mientras manejan. Al pasar un tope o bache, la persona con TOC se preocupa y duda si en realidad fue un tope o una persona. Aunque la persona con TOC sabe que de ser una persona habría sangre y gritos, el TOC la hace dudar, ¿y si…?. Por lo tanto la persona apaga el carro, se baja, revisa debajo del carro y mira a su alrededor, para asegurarse de que no pasó nada.

Revisión en relación a lastimarse a uno mismo. Algunas personas con TOC piensan que pueden hacerse daño a sí mismas sin darse cuenta, por lo tanto estas personas revisan y buscan heridas o cortadas en su cuerpo para asegurarse que todo está bien.

Comprobación de catástrofes. Este tipo de TOC va realmente lejos, ya que necesitan asegurarse de que no haya ocurrido ninguna catástrofe terrible de la que ellos sean responsables. Por ejemplo, revisan periódicos buscando información sobre algún accidente (ej. Por ejemplo, un accidente aéreo) u obituarios.

Revisión de errores. Las personas con TOC normalmente están preocupadas por cometer un error que traiga consecuencias terribles. Como resultado, repiten una misma tarea, revisan textos, cheques, depósitos, etc. Incluso pueden abrir cartas selladas para asegurarse de que estén bien hechas. Pueden revisar y releer correos electrónicos múltiples veces, antes y después de mandarlos.

Revisión por obsesiones somáticas. Este tipo de TOC cree que en cualquier momento puede contraer una enfermedad y morir lentamente. En este caso, las personas revisan sus síntomas físicos. Por ejemplo, se toman la presión sanguínea varias veces al día y la revisan de manera repetitiva. Pueden examinar su piel, buscando señales de ampollas o manchas. Toman su temperatura para asegurarse que esté normal.