Testimonios

Excelentes sesiones, han hecho una diferencia masiva en mi vida y en el manejo del TOC. Me han dado tips prácticos y herramientas mentales para vencer mi TOC y llevar una vida más balanceada. Ha sido un trabajo duro y emocionalmente desgastante, algunas veces, pero decidí comprometerme y practicar las técnicas, hoy en día lo sigo haciendo. Han habido días en los que siento que retrocedo y mi TOC se vuelve peor, pero me recuerdo de las cosas que me enseñaron y que ¡está BIEN tener días buenos y malos! Para mi también es un viaje hacía la aceptación, y en realidad cada día mejoro. Gracias por el apoyo, entrenamiento que me han brindado, sin duda, mi mejor inversión.

Beatriz

He tenido TOC, creo que…toda mi vida, al menos hasta donde puedo recordar. Ha tenido diferentes caras, desde revisar puertas, haciendo muchas preguntas sobre mi salud, entre otras cosas. El llevar una terapia Cognitivo Conducutal con E/PR ha hecho una gran diferencia en mi vida y en el manejo del TOC. Ha sido increíble conocer a gente con el mismo padecimiento. Padecer de TOC es difícil, ya que uno se siente solo, con miedo a hablar con los demás, o ser catalogado como anormal..lo que sea que signifique ser normal. Creo que me siento menos aislado y creo que la terapia tiene mucho que ver. Entiendo que no hay una cura para el TOC, pero desde mi punto de vista, mi TOC esta mucho mejor que antes, me siento más cómodo con él. Ya no me avergüenzo de él, creo que ya no me avergüenzo de mi, no tengo palabras para agradecerles, especialmente a mi terapeuta, Tania. Atentamente,

Ernesto.

He sufrido de TOC desde que tenía 15 años y antes era imposible manejarlo, incluso cosas simples de mi vida. Este año empecé una nueva terapia, ha sido el único lugar en el que me he sentido seguro y trabajando enfocado al problema (TOC). En este momento estoy sentado en un lugar público, un café Internet dentro de mi universidad, relajado, escribiendo este testimonio.

Estoy seguro que hay muchas personas que padecen de TOC, que entienden (antes de tomar el tratamiento) que esto hubiera sido imposible de hacer. He tenido momentos difíciles pero me emociona sentir que las herramientas que he aprendido las puedo llevar a donde sea y esperar un futuro…también, emocionante.

Cristian.

Bueno, solo puedo empezar diciendo que estoy sana, feliz y con un futuro por delante, nunca pensé que éste sería mi caso, hoy finalmente estoy viviendo cada segundo y momento, me siento optimista por el futuro. Sigo luchando con el TOC, pero ahora sé cómo enfrentarlo, GRACIAS TocMéxico.

Laura.

Tengo 21 años, tengo TOC, cuento mis pasos, las lineas, los azulejos, letras… estoy obsesionada con los #. No me puedo bañar si la casa no esta limpia, mi cama tendida, platos y ropa limpia. Me duelen mis nudillos, a veces sangran, por lavarme las manos con agua hirviendo y tres veces cada vez. Si me interrumpen tengo que volver a comenzar, estoy en tratamiento y el ardor de mis manos ha reducido considerablemente, estoy aprendiendo a manejar al TOC y me he dado cuenta que la única forma de vencer esto es enfrentando mis miedos, es difícil pero sé que es más difícil seguir viviendo de esta manera.

Anónimo

La terapia de exposición y prevención de respuesta es dura, no mentiré, realmente me hace estar con ansiedad al límite,  a veces lloro, a veces siento que eso no funciona, pero poco a poco con el paso de los días se vuelve más tolerable, hasta que te sientes mejor y estás un nivel arriba. Me gusta cuando finalmente termino una EPR por que me siento feliz y confiada en que todo está mejor. Hace unos meses estaba cautiva en mi casa, por que el TOC comenzó con pensamientos violentos, ha ido evolucionando pero realmente mis ganas de salir adelante son inmensas y ya no quiero ser prisionera, me siento mejor, estoy comenzando a hacer prácticas profesionales de nuevo, comienzo a salir sola y a correr para liberarme de estos pensamientos, creo que todos podemos vencer al TOC, debemos ser constantes, tener en mente nuestros valores que son la razón por la que vamos a terapia, sentirnos apoyados, comprendidos y amados nos ayuda mucho, pero sobre todo el tenernos compasión, amarnos a nosotros mismos y saber que esto no es eterno nos hará salir adelante.

Un día de regreso de la escuela a mi casa sentí como si mi cerebro se hubiera descompuesto, no podía dejar de tener pensamientos desagradables y por supuesto era algo que en ningún momento quería llevar acabo, recordaba que de chiquita había tenido este tipo de pensamientos pero hasta los 19 años era algo que me atormentaba día y noche, pero esta vez era diferente porque por más que les dijera que se fueran no desaparecían, fue en ese momento que decidí pedir ayuda, gracias a Dios y al apoyo de mi papá conocí TOC México.

Empecé a trabajar a lado de mi terapeuta Cynthia en la terapia Congnitivo Conductual con enfoque de Exposición y prevención de la respuesta; y el aceptar mis pensamientos, algunos buenos y otros no tanto pero entendí que todos tenemos pensamientos intrusivos solo que hay personas como yo con TOC que los queremos controlar y nunca mas tener, que nos enganchamos con ellos. La terapia es dura pero nunca había conocido tanta fuerza interior que tenía guardada para lidiar con lo que en algún momento considere un problema como el TOC, hoy puedo decir 9 meses después de mi primera cita que estoy mas feliz que nunca, que los pensamientos intrusivos pueden entrar o salir de mi mente y que cuando permito eso aparecen con mucho menos frecuencia.

Superando el TOC descubrí mucha fuerza interior que tengo para lidiar con cualquier problema y además que ahora tengo herramientas aprendidas que puedo ocupar en la vida cotidiana.