Arriba

Testimonios

Testimonios

Julián

De niño de repente empecé a tocar las cortinas por horas. Luego el closet, mi cama, contar hasta el cuatro, todo esto se volvió mi obsesión. Hoy tengo 17 años, los años anteriores, desde que tengo 5 años han estado plagados por el TOC. No tardó mucho tiempo para que el TOC cambiara de forma, pensaba que el humo del cigarro, el humo de los carros podía afectar mi salud, al grado de morir, aunque estuvieran a metros de distancia. Luego pensaba que el olor del alcohol podría matarme. Finalmente me convencí de que era una mala persona y maldecía en mi cabeza, una y otra vez…por primera vez pensé que me estaba volviendo loco. Pasé fácil por 40 médicos. Finalmente encontré mi respuesta, solo tenía una opción, tratamiento de exposición y prevención de respuesta –enfrentar mis miedos. Después de dos sesiones ya no me golpeaba. Me enseñaron que soy humano y que por ese simple hecho tengo valor. Actualmente realizo mis exposiciones y técnicas que me enseñaron, pero mi vida ha cambiado completamente para mejor. Me siento muy feliz, siento que finalmente recuperé mi vida, con las dos manos, y ahora despierto con ganas. Me siento más optimista sobre el futuro.

Quiero agradecerles por enseñarme el camino.

Julian.

Beatriz

Excelentes sesiones, han hecho una diferencia masiva en mi vida y en el manejo del TOC. Me han dado tips prácticos y herramientas mentales para vencer mi TOC y llevar una vida más balanceada. Ha sido un trabajo duro y emocionalmente desgastante, algunas veces, pero decidí comprometerme y practicar las técnicas, hoy en día lo sigo haciendo. Han habido días en los que siento que retrocedo y mi TOC se vuelve peor, pero me recuerdo de las cosas que me enseñaron y que ¡está BIEN tener días buenos y malos! Para mi también es un viaje hacía la aceptación, y en realidad cada día mejoro. Gracias por el apoyo, entrenamiento que me han brindado, sin duda, mi mejor inversión.

Beatriz

Ernesto

He tenido TOC, creo que…toda mi vida, al menos hasta donde puedo recordar. Ha tenido diferentes caras, desde revisar puertas, hacer muchas preguntas sobre mi salud, entre otras cosas. El llevar una terapia Cognitivo Conductual con E/PR ha hecho una gran diferencia en mi vida y en el manejo del TOC. Ha sido increíble conocer a gente con el mismo padecimiento. Padecer de TOC es difícil, ya que uno se siente solo, con miedo a hablar con los demás, o ser catalogado como anormal... lo que sea que signifique ser normal. Creo que me siento menos aislado y creo que la terapia tiene mucho que ver. Entiendo que no hay una cura para el TOC, pero desde mi punto de vista, mi TOC está mucho mejor que antes, me siento más cómodo con él. Ya no me avergüenzo de él, creo que ya no me avergüenzo de mí, no tengo palabras para agradecerles, especialmente a mi terapeuta, Tania. Atentamente,

Ernesto.

Cristian

He sufrido de TOC desde que tenía 15 años y antes era imposible manejarlo, incluso cosas simples de mi vida. Este año empecé una nueva terapia, ha sido el único lugar en el que me he sentido seguro y trabajando enfocado al problema (TOC). En este momento estoy sentado en un lugar público, un café Internet dentro de mi universidad, relajado, escribiendo este testimonio.

Estoy seguro que hay muchas personas que padecen de TOC, que entienden (antes de tomar el tratamiento) que esto hubiera sido imposible de hacer. He tenido momentos difíciles pero me emociona sentir que las herramientas que he aprendido las puedo llevar a donde sea y esperar un futuro…también, emocionante.

Cristian.