Arriba

TOC perinatal y post-parto

TOC perinatal
y post-parto

El TOC perinatal/post-parto es un problema significativo que afecta a las mujeres embarazadas y madres primerizas. Perinatal se refiere al período de tiempo de aproximadamente 4-5 meses antes de dar a luz. Post-parto se refiere desde el primer mes de dar a luz hasta 2-3 meses después. Los padecimientos mentales perinatales y post-parto van desde los “baby blues” relativamente benignos hasta la psicosis postparto más grave. Se estima que entre el 60% y el 80% de las madres primerizas experimentará estados depresivo. Estos síntomas a menudo mejoran en una semana. La depresión post-parto, afecta a aproximadamente entre el 10% y 20% de las madres primerizas, es más severa y dura un período de tiempo más largo.

El TOC post-parto afecta aproximadamente al 3-5% de las nuevas madres y tiene síntomas similares a los observados en otros tipos de TOC. En este caso el foco de las obsesiones a menudo se centra en el temor de dañar deliberadamente al recién nacido, o de alguna manera ser responsable de daños accidentales.

Síntomas

Los síntomas en el TOC perinatal/post-parto varían de madre a madre. Algunos ejemplos de obsesiones:

• Pensamientos invasivos, bastante perturbadores, de apuñalar o asfixiar al recién nacido.

• Imágenes no deseadas de tirar o dejar caer al bebé.

• Pensamientos inquietantes de abusar sexualmente del bebé

• Miedo a querer hacerle daño por descuido

• Pensamientos invasivos de dañar accidentalmente al feto o al bebé por exposición a medicamentos, toxinas ambientales, gérmenes, sustancias químicas o ciertos alimentos.

• Miedo a ser responsable de contagiar una enfermedad grave.

• Miedo a tomar una decisión equivocada (es decir, conseguir vacunas, dar ciertos alimentos, tomar antidepresivos).

Algunas compulsiones comunes

• Ocultar o tirar cuchillos, tijeras y otros objetos punzo cortantes.

• Evitar el cambio de pañales sucios por miedo a abusar sexualmente.

• Evitar alimentar al bebé por temor a envenenamiento accidental.

• Preguntar y buscar seguridad a través de la familia para asegurarse que no se ha cometido ningún daño o abuso cometido.

• Evitar ciertos alimentos, medicamentos o actividades normales y cotidianas por miedo a dañar al feto.

• Monitoreo de excitación sexual inapropiada autopercibida.

• Evitar artículos o noticias y programas de televisión relacionados con el abuso de menores o el infanticidio.

• Revisar de manera excesiva y repetida al bebé mientras duerme.

• Repasar mentalmente tareas y eventos diarios, con el objetivo de obtener garantías de que no pasará nada.

Lamentablemente, el TOC perinatal y post-parto a menudo es confundido y diagnosticado erróneamente como depresión. Algunas de las razones son:

• Algunas mujeres en etapa prenatal o post-parto también experimentan depresión. Los expertos estiman que el 30% de las madres primerizas presentan depresión y también este tipo de TOC. Estudios recientes encontraron que el 57% de las madres primerizas con depresión post-parto también tienen síntomas TOC.

• Muchos pediatras, ginecólogos, psiquiatras y psicólogos no conocen ni entienden completamente la naturaleza del TOC prenatal y post-parto.

• El TOC prenatal y post-parto por lo general es un padecimiento no compartido, ya que muchas mujeres se avergüenzan del tipo de pensamientos que están teniendo y temen ser catalogadas como “locas” o ser una amenaza para su bebé.

Tratamiento para el TOC perinatal y post-parto

Por fortuna, el tratamiento es esencialmente el mismo que para cualquier otro tipo de TOC. Un tipo específico de terapia cognitivo-conductual (TCC), conocida como “exposición y prevención de respuesta” (E/PR) ha demostrado ser exitoso para diversos tipos de TOC, incluyendo éste. Otra técnica extremadamente valiosa se llama reestructuración cognitiva, en donde las madres aprenden a desafiar la validez de los pensamientos e imágenes invasivas incómodas.

Adicionalmente, una variedad de E/PR se ha ido desarrollando para aquellas situaciones en donde no se puede exponer en vivo, a este método se le llama exposición imaginaria e involucra el uso de pequeñas historias basadas en las obsesiones de la madre. Estas historias se graban y se usan como herramientas para la E/PR, permitiendo a la paciente experimentar la exposición (ej; matar o hacerle daño a su hijo). Cuando se combina con la E/PR estándar para las compulsiones listadas previamente, reduce significativamente la frecuencia de las obsesiones, así como la sensibilidad de la madre a los pensamientos e imágenes experimentadas en este tipo de TOC. Una de las técnicas basadas en la terapia cognitivo-conductual para este tipo de trastorno es la Atención plena o Mindfulness. El principal objetivo de la atención plena es aprender a aceptar sin juzgar las experiencias psicológicas incómodas. Desde esta perspectiva, la mayoría de nuestro sufrimiento psicológico es el resultado de tratar de controlar o eliminar ese malestar causado por pensamientos, emociones, sensaciones y urgencias. En otras palabras, nuestra incomodidad no es el problema—sino nuestra necesidad de querer controlar y eliminar nuestra incomodidad. Para una madre con TOC perinatal/ post-parto, su meta final en Mindfulness es desarrollar la habilidad de estar más dispuesta a experimentar incomodidad sobre sus pensamientos, emociones, sensaciones y urgencias sin responder con rituales o compulsiones, conductas evitativas, preguntas en búsqueda de tranquilidad y rituales mentales.

Al usar estas herramientas, las madres aprenden a desafiar sus miedos obsesivos, así como los rituales y conductas evitativas enfrentando sus miedos.